lunes, 18 de septiembre de 2017

El jueves se inician los talleres 'Comunicación Sana' y 'Ayuda Mutua'






Esta semana ponemos en marcha un taller para enseñar a comunicarse con los demás de forma equilibrada y otro destinado a personas que han sufrido intentos de suicidio, tienen ideas suicidas o familiares de personas que se han quitado la vida. El 30 de septiembre tendrá lugar un taller sobre Mindfulness. Todos ellos se imparten en nuestra sede, calle Hurtado de Mendoza, 2. Las inscripciones se pueden hacer entrando en los enlaces que hay en esta misma entrada al blog o llamando al teléfono 952/652651

Taller ‘Comunicación sana’ 
Inicio: 21 de septiembre. Número de sesiones: 10 Horario: 18 – 19.30h Coordinadora: Ludivina García.

Comunicarse parece fácil, pues todos llevamos desde que éramos niños haciéndolo y parece que surge de manera natural y espontánea, las palabras fluyen solas. Cuando nos sentimos felices resulta fácil comunicarnos bien. Cuando hay una disputa o un conflicto, emocional, social o del tipo que sea, nuestra manera de comunicarnos cambia. Dejamos de escuchar al otro, negamos nuestra responsabilidad en el asunto, nos dejamos llevar por los sentimientos de ira y podemos “arrollar” a los demás. Nos sentimos heridos y con todos los derechos del mundo y negamos los derechos de los demás. La ira, la agresividad en la comunicación, ya sea abierta o encubierta, agrava los problemas o crea otros. No es fácil transformar un posible conflicto, en un diálogo pacífico mediante una comunicación positiva y eficaz. Cualquier conflicto tiene solución mientras los canales de comunicación están abiertos y ésta se utiliza de una forma positiva. La función de la comunicación es satisfacer nuestra necesidad de ser felices y esta aspiración se satisface en nuestra relación con los demás y el mejor camino para ello es la comunicación sana y positiva que nos proporciona relaciones positivas y gratificantes. La comunicación es un proceso esencial para la existencia y el crecimiento del ser humano. 

Inscríbete: 



Taller ‘Ayuda Mutua’
Fecha inicio: 21 de Septiembre 2017 
Horario:  Jueves de 18:30h a 20:00h 
Sesiones:  Cada 15 días (1º y 3º Jueves de cada mes) 
Coordinador:  Ana Manrique

Destinado a personas que han sobrevivido a un intento de suicidio o personas que tienen ideas y pensamientos suicidas. Personas que han sufrido o sufren en su familia este problema.

Inscríbete: 



Taller Mindfulness y emociones difíciles 
Fechas: 30 de septiembre y 1 de octubre Número de sesiones: 2 Horario: Sábado de 9.30 – 14h y 16.00 – 20h Domingo de 10 a 13 h. 
Coordinador: Carlos López 

A veces la vida nos sorprende con acontecimientos inesperados, los cuales funcionan como disparadores de nuestro mundo emocional, y muchas veces las respuestas que ofrecemos nos suelen causar más daño que el propio acontecimiento. En este taller gestionaremos dichas reacciones miedo, ira, tristeza, con el fin de modificar nuestra forma habitual de responder y a tratar dichas emociones sin enjuiciarte, a entender su origen y a estimular otras emociones como el amor y el perdón hacia ti mismo y hacia los demás.  

sábado, 16 de septiembre de 2017

CON OTRAS GAFAS / Las semillas de un futuro digno




Los niños y adolescentes de entre 3 y 17 años se han ido incoporando en los últimos días a los colegios e institutos, según el calendario escolar de los diferentes niveles educativos y comunidades autónomas. Los medios de comunicación nos han ofrecido estimaciones e informes sobre el gasto medio que deben hacer los padres para que sus hijos dispongan de libros, material escolar, transporte, uniformes y otras necesidades. 
Un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) situa en unos 1.200 euros la media de gasto para el curso por cada alumno, lo que supone una cantidad de dinero muy importante para miles de familias. Muchas no pueden darle a sus hijos lo más básico para asistir cada día al cole.
Es esperanzador leer noticias como la que anuncia la distribución de 38.000 kits para escolares en riesgo de exclusión social por el programa Caixa Proinfancia de la Obra Social de La Caixa. Cada uno de ellos contiene mochila, estuche, carpeta con separadores, libreta y calculadora científica. Además, durante el curso, la entidad facilitará a los niños acogidos al programa refuerzo escolar, estudio asistido, apoyo psicomotor, atención logopédica y equipamiento escolar.
Caixa Proinfancia activa este programa solidario a través de una red de 400 entidades en toda España que son las que se ocupan de desarrollar las actividades con familias y niños concretos. Una de ellas, Málaga Acoge, atendió durante el pasado curso a 69 niños y sus familas, facilitándoles refuerzo escolar, actividades de ocio, colonias de verano, ayudas para alimentos e higiene, gafas y audífonos.
Atender las necesidades básicas de los niños más necesitados contribuye a que crezcan integrados con sus compañeros, se desarrollen y vivan felices. La educación es la mejor herramienta para que alcancen un futuro digno como hombres y mujeres autónomos y alejados del círculo de la pobreza.

Leer más:

Obra Social "la Caixa" facilita la 'vuelta al cole' 

a cerca de 38.000 niños en riesgo de exclusión

jueves, 14 de septiembre de 2017

Esperanza Muñoz impartirá la charla 'Conocerse a uno mismo' en el inicio de curso de 'Entre Amigos'




El próximo sábado 16 de septiembre comienza sus actividades el programa 'Entre Amigos', cuyas actividades tienen lugar el primer y tercer sábado de cada mes y que tiene una gran acogida con la presencia en sus sesiones de un importante grupo de personas. El curso se iniciará con la charla "Conocerse a uno mismo" a cargo de Esperanza Muñoz.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Calendario de actividades para septiembre, octubre y noviembre




El pasado 1 de septiembre anunciamos aquí la próxima impartición de los talleres 'Comunicación Positiva' y 'Mindfulness y emociones difíciles'. Hoy os presentamos todas las actividades dirigidas a mejorar vuestra salud emocional que hemos programado hasta el mes de noviembre. En el Curso 'Desarrollo Personal' (5-8 de octubre) solo se pueden inscribir las personas que previamente han hecho el Curso 'Conocerse para Crecer'. 
    
Para información e inscripciones: 

sábado, 9 de septiembre de 2017

CON OTRAS GAFAS / Una oportunidad para romper el silencio



Voluntarios pegan un cartel en una calle de Málaga

Un nuevo teléfono de la esperanza para la prevención del suicidio. El titular del diario aragonés 'Heraldo' publicado el pasado jueves resumió de forma directa el contenido de nuestra campaña 'Rompe el Silencio' con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El Teléfono de la Esperanza cuenta con 45 años de experiencia en escuchar, acoger y tratar terapeúticamente a miles de personas que se han sentido agobiadas, deprimidas o solas a causa del sufrimiento y el dolor. Ese bagaje incluye la atención a llamadas de temática suicida. Se pueden dar muchas cifras de atenciones y consultas. Cada una de ellas refleja el valor de una persona que ha sido escuchada, atendida y liberada de su angustia.
La campaña en medios de comunicación y redes sociales que tenemos en marcha desde el 1 de septiembre ha calado en numerosos medios de comunicación de toda España. La puesta en marcha de la línea móvil para la prevención del suicidio 717003717 ha captado la atención de los medios que están comunicando a la sociedad un nuevo e importante recurso para hacer frente a este grave problema de salud mental al que nos enfrentamos.
Por contra, estamos sorprendidos de la escasa repercusión mediática que en el día a día tienen las muertes por suicidio. Mientras que las víctimas de los accidentes de tráfico o de la violencia de género tienen una amplia cobertura mediática y se emplean cuantiosos medios para su prevención y erradicación, el suicidio sigue siendo el gran olvidado. Esto a pesar de duplicar a las del tráfico y multiplicar por 60 a las de la violencia machista.
La puesta en marcha de la línea móvil de atención a llamadas de temática suicida es una oportunidad para que los medios asuman la información sobre recursos prevención de suicidios y la incluyan en sus secciones dedicadas a información de servicios como ya publican los teléfonos de servicios de emergencias y contra la violencia de género. Es el momento de romper el silencio. Los suicidios son prevenibles y evitables y la sociedad tiene que conocer como se detecta y previene que las personas lleguen a tomar una decisión que es irreversible. También hay esperanza para ellos.

Leer más:
El Teléfono de la Esperanza abre una línea móvil para prevenir el suicidio 

Isabel Ponce: "El suicidio es un claro problema de salud pública"

jueves, 7 de septiembre de 2017

El Teléfono de la Esperanza abre una línea móvil para prevenir el suicidio. El sábado celebramos el Día Mundial para la Prevención del Suicidio



Prevenir conductas suicidas


50.000 suicidios en España en lo que va de siglo
3.602 fallecimientos anuales y 10 muertes diarias
Línea móvil prevención del suicidio 717 003 717
10 de septiembre: Día Internacional de la Prevención del Suicidio
                                       
El programa Alienta, que lleva a cabo el Teléfono de la Esperanza con el Ayuntamiento de Málaga desde 2014, ha atendido a unas 100 personas en situación de riesgo y ha formado a 60 profesionales de los Servicios Sociales en la detección de este grave problema

En 2017 se han atendido 84 llamadas de temática suicida y se han realizado 18 consultas presenciales en la sede de Málaga

Con  motivo de la celebración del Día Internacional de la Prevención del Suicidio, el Teléfono de la Esperanza inaugura una línea de teléfono móvil (717 003 717) para optimizar los servicios de prevención del suicidio que presta a la sociedad española. Con el lema ROMPE EL SILENCIO iniciará una campaña de sensibilización por toda la geografía española para concienciar sobre la necesidad de invitar a las administraciones a elaborar programas de atención   y a la opinión pública a incorporar el discurso sobre la prevención del suicidio. Unido a esto, queremos hacer un llamamiento a cuantos se sienten perseguidos por el  fantasma de suicidio a que ROMPAN EL SILENCIO y compartan su dolor.
A finales de febrero de 2017 el Instituto Nacional de Estadística ha publicado las cifras sobre las causas de  fallecimientos en España en 2015. El suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa, con 3.602 fallecimientos, 2680 hombres y 922 mujeres. Por detrás se situaron las caídas accidentales (2.783 muertes) y el ahogamiento, sumersión y sofocación accidentales (2.672 muertes).  Por accidente de tráfico fallecieron 1.880 personas y por Violencia de Género 57 mujeres.
El Teléfono de la Esperanza considera necesario trasladar a la sociedad española algunas reflexiones con motivo del Día internacional de la Prevención del Suicidio:
El suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa superando ampliamente a los fallecimiento por accidentes de tráfico o violencia de género .
Estamos sorprendidos de la escasa repercusión mediática de las muertes por suicidio. Mientras que las víctimas de los accidentes de tráfico o de la violencia de género tienen una amplia cobertura mediática y se emplean cuantiosos medios para su prevención y erradicación, el suicidio sigue siendo el gran olvidado. Esto a pesar de duplicar a las del tráfico y multiplicar por 60 a las de la violencia machista.
La OMS aconseja, desde el 2002, que se dé visibilidad al suicidio con normalidad, por tanto, piden a los periodistas "alejarse de las leyendas urbanas que tanto daño hacen. Y nos referimos a esa leyenda que dice que hablar del suicidio produce un efecto contagio". Hablar adecuadamente del suicidio ayuda a prevenirlo.
No entendemos el retraso con el que se publican estas estadísticas y la falta de un análisis en profundidad de las mismas. Sobre todo cuando comparamos este trabajo con el que se nos ofrece de las cifras  macroeconómicas o el seguimiento de las víctimas de tráfico o de la violencia. Esto tiene su importancia dado que la baja disponibilidad y calidad de los datos disponibles mediatiza la posibilidad de establecer políticas adecuadas de prevención.
Estamos convencidos, y en esto coincidimos con muchos otros profesionales, que muchos suicidios consumados son contabilizados como muertes naturales o por accidente. Las razones son múltiples, pero sin duda el tabú y el ostracismo que rodea a estos fallecimientos tiene mucho que ver. 
La experiencia acumulada por nuestra ONG en 45 años de historia nos ha enseñado que el suicidio es una de la formas de morir más trágicas y dolorosas. El suicida muere solo y el grado de sufrimiento que tiene que soportar antes de terminar con su vida es difícilmente comprensible para quienes no hemos vivido esa experiencia. Hemos aprendido que a ese sufrimiento personal hay que añadir las severas secuelas emocionales que provoca en su entorno socio-familiar y que, en muchos casos, acompañan de por vida a los afectados. La experiencia nos permite afirmar con rotundidad que la conducta suicida se puede prevenir.
El Teléfono de la Esperanza quiere trasladar a la opinión pública algunas propuestas para avanzar en el camino de la prevención:
  • Necesidad de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio que genere un  marco para la creación de planes autonómicos y dotación presupuestaria para su puesta en marcha y ejecución.
  • Mejora de la Atención Primaria de salud en referencia a la detección de personas en riesgo.
  • Incrementar la calidad de los servicios de Salud Mental hoy colapsados y con escasos recursos humanos y económicos, al tiempo, que se  implementan campañas que aminoren el estigma social que acompaña al enfermedad mental.
  • Plan de formación para sanitarios, profesionales de la enseñanza trabajadores sociales, personal de los servicios de emergencia y de los cuerpos de seguridad, y trabajadores en el ámbito de tercera edad incorporando la prevención del suicidio a los planes curriculares.
  • Solicitar al INE una mejora sustancial en los estudios estadísticos. 
  • Apoyo y escucha a las organizaciones dedicadas a la prevención y a aquellas que aglutinan a los afectados y sus familias.
  • Compromiso de los medios de información para ofertar una comunicación veraz y preventiva, dando visibilidad al problema y a las estrategias preventivas.
  • Plan de actuación en la Redes Sociales para la detección temprana de riesgo de los más jóvenes.


El Teléfono de la Esperanza, con sus limitaciones, trabaja en estas líneas de actuación. Hemos presentado en el Congreso de los Diputados, de la mano de UPN, para presentar una Proposición No de Ley en relación a un Plan Nacional de Prevención. Hemos colaborado en la creación y puesta en marcha de planes preventivos en Navarra, La Rioja, y los Ayuntamientos de Málaga y Zaragoza. Mantenemos una coordinación permanente con Facebook y Google para la prevención en las redes sociales. Aprovechando el 10 de septiembre, Día Internacional de la Prevención del Suicidio, organizamos una campaña de concienciación en todo el territorio nacional. Y, finalmente, abrimos la línea 717 003 717 para facilitar la atención a personas en situación de riesgo. Entre tanto, seguimos con la tarea cotidiana de atender telefónica y presencialmente a los afectados y sus familias. En 2016, recibimos 1.517 llamadas de temática suicida de las cuales en 32 de ellas el llamante declara que el acto suicida está en curso. Ofertamos atención terapéutica a 730 personas con riesgo de conducta suicida, realizando un total de 4.918 sesiones terapéuticas. Y contestamos 11.321 llamadas consideradas preventivas dadas la situación de riesgo de los llamantes. En 2017 se han atendido 84 llamadas de temática suicida y se han realizado 18 consultas presenciales en la sede de Málaga.

Málaga, ciudad pionera en la prevención
El suicidio es además de un drama personal y familiar, un importante problema de Salud Pública. 161 personas fallecieron en Málaga como consecuencia de suicidio en 2014.  Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, habría que multiplicar hasta por 20, las cifras de suicidios para obtener el número de intentos. Se calcula que un suicidio tiene un serio impacto sobre al menos otras 6 personas y que en el caso de jóvenes, este impacto es mucho mayor. 
Es decir, se trata de un problema que produce no solo muertes, sino sin duda, graves consecuencias físicas y emocionales derivadas de dicha conducta. 
En los últimos años se multiplican las iniciativas para prevenir los suicidios. Las encabeza la Organización Mundial de la Salud, que en 1999 lanzó el programa SUPRE (Suicide Prevention/Prevención del Suicidio). La Comunidad Europea a través del programa Euregenas (del que el Teléfono de la Esperanza, forma parte) se suma también a su preocupación por este tema. 
En este contexto, en 2014 el Ayuntamiento de Málaga, plantea una propuesta ambiciosa con la finalidad de prevenir la conducta suicida desde el ámbito de los Servicios Sociales, desarrollando el 'Programa Alienta' con la participación del Teléfono de la Esperanza y la colaboración y el trabajo de asesores expertos de la Unidad de Gestión Clínica -Salud Mental- del Hospital Regional Universitario y de la Universidad de Málaga.
Los objetivos
Aurelia González, coordinadora del programa Alienta en el Teléfono de la Esperanza,, explica que los objetivos son “prevenir la conducta suicida en usuarios de los Servicios Sociales, capacitar a los trabajadores de dichos servicios (informantes clave) en la identificación de población en riesgo suicida, conocer la relación entre fortalezas personales y riesgo de suicidio y dar respuesta de apoyo, asesoramiento y tratamiento psicológico a los casos detectados en los distintos distritos”.
González ha destacado que “se ha impartido formación en detección de personas en riesgo de suicidio participando, hasta el momento,  60 profesionales  entre, trabajadores sociales, educadores sociales, enfermeros y psicólogos de los distritos de: Bailén-Miraflores, Carretera de Cádiz y Campanillas y trabajadores de Puerta Única, Alberge y Menores del Ayuntamiento de Málaga.  
Por otro lado, y atendiendo a  la prevención primaria de la conducta suicida, se trabaja el conocimiento de las emociones, aprender a ser fuertes  en la vida diaria y el incremento de la satisfacción de la vida personal. La intervención secundaria, va dirigida a apoyar a aquellas personas que directa o indirectamente tienen relación con la conducta suicida. 
El Teléfono de la Esperanza, mediante su equipo de orientadores, atiende telefónicamente a las personas  que se encuentran en situación de crisis y necesitan de forma inmediata atención psicológica. Además, psicólogos especialistas del Teléfono de la Esperanza,  realizan intervención terapéutica,  tanto en la propia sede como en los distintos distritos sociales. Hasta este momento,  se han atendido, por estas tres vías a más de 100 personas.

Taller de Supervivencia
Otro recurso que ofrece el Teléfono de la Esperanza es el Taller de Supervivencia dirigido a personas cuyos familiares han llevado a cabo un suicidio o intento de suicidio. En dicho taller, se trabajan la comprensión y canalización de las emociones, se ayuda a los familiares a comprender el acto suicida,  a dar un nuevo sentido a la estructura familiar e integrar en sus vidas el acontecimiento suicida. El número de asistentes, hasta este momento,  es de más de 60 personas, con gran implicación de sus miembros y la percepción personal de mejoría significativa.
Este proyecto es un proyecto vivo en el que se seguirán implicando nuevos distritos de la ciudad con sus  Servicios Sociales, organizaciones y recursos necesarios para poder paliar lo que se considera la plaga del siglo XXI. 
Para más información sobre esta nota de prensa, pueden ponerse en contacto con:

Actividades de la Campaña de Sensibilización del Teléfono de la Esperanza de Málaga

Jueves 7 de septiembre: Pegada  de carteles en toda la  ciudad

Viernes 8 de septiembre : Jornada de puertas abiertas en nuestra sede. Calle Hurtado de Mendoza, 3.

Sábado 9 de septiembre. De 10 a 12 horas. Reparto de folletos informativos ‘ROMPE EL SILENCIO’ por voluntarios del Teléfono en los siguientes puntos:
Mercado  Central, Mercado de Huelin,  Teatinos, Arroyo de los Ángeles, Puerto de la Torre, Calle Larios y zona centro.



martes, 5 de septiembre de 2017

Consolar el dolor de los familiares de suicidas


Hijos de padres suicidas
https://holadoctor.com


Ana M. Manrique Mateo
Psicóloga voluntaria en el Teléfono de la Esperanza

Si la muerte por enfermedad, o accidente, de tráfico o cualquier otro, dejan a los familiares sumidos en el dolor, prolongándolo a veces con sufrimiento, cuando la muerte del ser querido es por suicidio, la dimensión y el tiempo de duelo es muy distinto en tiempo, evolución y resolución. Y ayudar en esos momentos es complicado, hay que hacerlo de forma muy personalizada.
Hay muchos factores intervinientes, vínculos, edad, creencias, cercanía, posición funcional del fallecido dentro de la familia...Vamos a centrarnos en los miembros más jóvenes que pierden a un ser querido por suicidio.
Hij@s, herman@s, niet@s.... Estos miembros son los más frágiles y vulnerables. Se enfrentan a temprana edad a una de las experiencias más dolorosas de la vida. Sienten el abandono, algo que siempre es traumático en edades tempranas y en la adolescencia.
Dejar que hablen o dibujen sus experiencias, responder con naturalidad a sus preguntas, intentar que entiendan el suicidio como una situación mental, desligando la condición de padre, madre, abuel@, herman@, amig@ y los vínculos emocionales que esa función familiar desempeñaba el fallecido, es liberador para ellos.
Es importante ir separando la muerte del ser querido del momento del cómo murió. En estas edades, coexisten el riesgo de imitación y el miedo íntimo que sienten de que algún otro miembro allegado actúe de igual forma.
Hemos de cuidar las palabras, utilizar los términos precisos, con amable claridad, para evitar el rechazo o la negación, así ellos podrán expresar los sentimientos que de otra forma guardarán y desatarán mecanismos impulsivos o de angustia. Si han presenciado el acto o escuchado narrar el acontecimiento, hablar de hechos de la vida del fallecido es muy importante, para diferenciar su vida de su forma de morir. Iremos poco a poco dando sentido a esos acontecimientos e introduciendo el agradecimiento de haber vivido con esa persona y el privilegio de haber pasado esos momentos junto a ellos.
Es un proceso lento, pero ha de ser lento para introducir la serenidad y aceptación en estos jóvenes. Este proceso es a veces difícil en la propia familia, por el hecho de estar elaborando cada uno su duelo y los más jóvenes quedan relegados tendiéndose a no hablar delante de ellos, creyendo que así olvidan, o no sienten. De esta forma ellos enquistan recuerdos, frases oídas al vuelo, momentos en los que se les aparta, silencios que se hacen en su presencia.
Algo importante es hablar con ellos de sus momentos de descanso, de sus horas de sueño... Es este un hecho a tener en cuenta en las familias, si los más pequeños piden dormir junto a alguien es bueno que lo hagan. Con los adolescentes a veces es más difícil, por esto es más necesario, buscar que alguien de su confianza les haga fácil conversar, ser escuchado, a su ritmo, expresando las explicaciones que buscan, su dolor insoportable, su angustia aturdidora, su rompimiento con el ritmo de la vida, su vergüenza difícil de sobrellevar. Su realidad rota.
En los adolescentes hay también que escuchar su ira, su decepción, su enfado, su desamor-amor, su desamparo, su culpa... Dejar deslizar estos sentimientos a través de las palabras hasta intuir su alivio es necesario. Haciendo fluir las palabras sin cortes que hagan difícil retomar el relato.
Acompañarlos, si lo desean, en los ritos funerarios, en los momentos nuevos, desconocidos para ellos, que generan estas situaciones.
A veces si esto ocurre en pleno curso lectivo, respetar el momento de su vuelta al instituto tanto en tiempo como en forma. Suelen buscar la huida, el no afrontamiento, el encuentro con sus compañeros. Aunque en ocasiones son los iguales los que les hacen normalizar situaciones.
Se preguntan qué ha ocurrido, qué han hecho ellos para que haya ocurrido este suceso en un familiar suyo, y recuerdan situaciones de enfrentamiento a las que dan un sentido negativo, a veces confuso, y engendran el sentimiento de culpa suponiendo su responsabilidad en la decisión de ejecutar los hechos. Sólo escuchándoles podremos aliviar esto y descubrir con ellos otro modo de ver las cosas, de pensar.
Como vemos son muchos los aspectos que el suicidio de un familiar provoca en los jóvenes, es difícil hacerles comprender que, que amemos a una persona no significa que seamos responsables de su actos. Pero toda esta elaboración es lenta y complicada, lo es en duelos normales, y en duelos por suicidio hay muchos escollos diferentes que solventar.
Historias y situaciones de adolescentes con esta problemática, están en el día a día del Teléfono de la Esperanza. Saber escucharlos es vital en estos momentos.
Procurar ir haciendo un relato amable y agradecido de hechos y situaciones vividas con la persona que perdieron, recordar situaciones afables, únicas y personales, que les hagan día a día retener esto, distinguiéndolo claramente del cómo falleció.
Aceptar y reconocer su sufrimiento nos hará no precipitar ni acortar artificialmente su duelo.

sábado, 2 de septiembre de 2017

CON OTRAS GAFAS / Unidos para prevenir conductas suicidas


prevenir el suicidio


Se acerca el Día Mundial para la Prevención del Suicidio y el Teléfono de la Esperanza lanza en las calles y en la red su campaña 'Rompe el silencio' con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública sobre la importancia de prevenir conductas suicidas y a las administraciones de la necesidad de impulsar planes ambiciosos para detener este gran problema de salud mental, considerado una lacra por la Organización Mundial de la Salud (OMS). No en vano, cada año mueren solo en España por esta causa 3.600 personas y diez se quitan la vida cada día.
El Teléfono de la Esperanza, por su dilatada experiencia, la exigente formación de su voluntariado y el aumento constante de programas de colaboración con ayuntamientos, comunidades autónomas e instituciones como la Guardia Civil, ofrece una amplia línea de recursos para detectar a la población en riesgo de suicidio y atenderla de forma especializada. Como dijimos el pasado 5 de agosto en este blog somos un antídoto contra la soledad en los tiempos de la comunicación tecnológica masiva.
Además, en 2016 atendimos 1.517 llamadas de temática suicida, 32 de ellas con el acto suicida en curso, y dimos atención terapéutica a 730 personas. De la mano de la campaña 'Rompe el silencio', con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se celebra el 10 de septiembre lanzamos un nuevo recurso, la linea de teléfono móvil 717003717 para optimizar los recursos. 
Trabajamos en la prevención y demandamos a los poderes públicos un impulso decidido a las políticas de salud mental y la prevención. Hace unos meses, a través del grupo parlamentario Unión del Pueblo Navarro (UPN), presentamos en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para la creación de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio. Demandamos una mejora de la detección de este problema en los servicios de atención primaria, un incremento general de los recursos humanos y materiales destinados a la salud mental y, entre otras cuestiones, un plan en redes sociales para la detección temprana de jóvenes en riesgo de quitarse la vida. Sobre la gravedad de este último problema viene advirtiendo la OMS desde 2012: es la segunda causa de muerte entre jóvenes de entre 15 y 29 años. La actualidad más reciente lo confirma, con el desmantelamiento esta semana de un grupo impulsado desde Argentina que iba a suicidarse colectivamente. Una menor guipuzcoana estaba entre ellos.
La causa de salvar vidas no admite más demoras. Ni de la opinión pública y los medios, que deben informar de forma seria aportando información de los recursos existentes, ni de las administraciones públicas en la apuesta económica y humana que se necesita para afrontar una plaga mayor que la de los accidentes de tráfico.

Leer más:

Programa Alienta: un trabajo integral en red para prevenir el suicidio y ayudar a vivir mejor a los supervivientes

viernes, 1 de septiembre de 2017

Impartimos los talleres 'Comunicación sana' y 'Mindfulness y emociones difíciles'



Foto: www.demostaza.es

El mes de septiembre nos trae la última etapa del verano, que ha entrado en su recta final. Para muchos es un sinónimo de la vuelta a la rutina del trabajo, la casa, los estudios y las diversas ocupaciones. Otros tienen la suerte de haber comenzado en estos días un periodo de descanso que suele ser muy agradable tanto por el buen tiempo como por no haber tanta masificación en actividades de ocio, visitas y viajes. En cualquier caso, septiembre puede ser un buen mes de reinicio o de tomar fuerzas desde la visión del Teléfono de la Esperanza, que es siempre la de la salud emocional.
En la segunda quincena de este mes, ponemos en marcha dos talleres, uno de diez sesiones y otro de fin de semana. Aprender a comunicarse con los demás de forma equilibrada y el mindfulness serán los protagonistas.


Taller ‘Comunicación sana’
Inicio: 21 de septiembre.
Número de sesiones: 10
Horario: 18 – 19.30h
Coordinadora: Ludivina García

Comunicarse parece fácil, pues todos llevamos desde que éramos niños haciéndolo y parece que surge de manera natural y espontánea, las palabras fluyen solas. Cuando nos sentimos felices resulta fácil comunicarnos bien.
Cuando hay una disputa o un conflicto, emocional, social o del tipo que sea, nuestra manera de comunicarnos cambia. Dejamos de escuchar al otro, negamos nuestra responsabilidad en el asunto, nos dejamos llevar por los sentimientos de ira y podemos  “arrollar” a los demás. Nos sentimos heridos y con todos los derechos del mundo y negamos los derechos de los demás.
La ira, la agresividad en la comunicación, ya sea abierta o encubierta, agrava los problemas o crea otros.
No es fácil transformar un posible conflicto,  en un diálogo pacífico mediante una comunicación positiva y eficaz.
Cualquier conflicto tiene solución mientras los canales de comunicación están abiertos y ésta  se utiliza de una forma positiva. La  función de la comunicación es  satisfacer nuestra necesidad de ser felices y esta aspiración se satisface en nuestra relación con los demás y el mejor camino para ello es la comunicación sana y positiva que nos  proporciona relaciones positivas y gratificantes.
La comunicación es un proceso esencial para la existencia y el crecimiento del ser humano.



http://mx2.saludypsicologia.com


Taller Mindfulness y emociones difíciles
Fechas: 30 de septiembre y 1 de octubre
Número de sesiones: 2
Horario:
Sábado de 9.30 – 14h y 16.00 – 20h
Domingo de 10 a 13 h
Coordinador: Carlos López

A veces la vida nos sorprende con acontecimientos inesperados, los cuales funcionan como disparadores de nuestro mundo emocional, y muchas veces las respuestas que ofrecemos nos suelen causar más daño que el propio acontecimiento. En este taller gestionaremos dichas reacciones miedo, ira, tristeza, con el fin de modificar nuestra forma habitual de responder y a tratar dichas emociones sin enjuiciarte, a entender su origen y a estimular otras emociones como el amor y el perdón hacia ti mismo y hacia los demás.

Inscríbete:

martes, 29 de agosto de 2017

Violencia de género: claves para detectarla y qué hacer para salir de ella



Victoria Souviron
Psicóloga voluntaria en el Teléfono de la Esperanza

En lo que va de año 36 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Además, 18 menores han quedado huérfanos. La violencia de género constituye una lacra social que lejos de detenerse, avanza de manera preocupante. Prueba de ello es el Pacto de Estado alcanzado recientemente por todos los partidos políticos con el objetivo de frenar un horror que afecta en sus múltiples caras, y muchas veces de manera silenciosa, a miles de mujeres en España.
Mientras los poderes públicos toman medidas, es necesario que la sociedad y en especial las mujeres que están en riesgo conozcan a fondo cuáles son los mecanismos y señales de alerta de este fenómeno machista que pretende someter y dominar a la mujer en muchos casos hasta la muerte, para así actuar de la manera más eficaz posible. En este artículo vamos a hacer un recorrido por el complicado laberinto del maltrato a la mujer para aprender a detectarlo y saber cómo actuar en caso de estar sufriéndolo.

¿Cómo detectar si estás siendo víctima de malos tratos?
Antes de la primera bofetada, la violencia contra la mujer se va gestando en el seno de la relación de forma lenta pero peligrosamente firme. La mayoría de las víctimas de malos tratos no reconocen lo que les está pasando hasta que éstos son ya una manifestación clara de agresión física.
Sin embargo, desde mucho antes de que se produzca el primer golpe existen señales claras de que se está produciendo violencia machista. Si no se para a tiempo alejándose del maltratador, las agresiones llegarán también tarde o temprano. Estas son algunas de las señales que indican un claro riesgo:

Te amenaza, te insulta y te desprecia: Frases como “no vales para nada”, “eres una inútil”, “nadie te va a querer más que yo” o “cómo hagas esto, te enteras” son algunos de los ejemplos de humillación y falta de respeto que indican maltrato psicológico, antesala del maltrato físico.

Destroza tus pertenencias personales: Romper cosas tuyas o de la vivienda, hacerle daño a las mascotas, perder a propósito tus pertenencias o tirarlas a la basura es otro de los signos de violencia machista.

Te aísla de tu familia y de tu entorno social: Criticar constantemente a tus amigos y a tu familia, impedir que vayas con ellos o poner siempre excusas para que no acudáis a eventos familiares y sociales hasta que te veas alejada de ellos es también un importante signo de alerta.

Te controla la forma de vestir y el dinero que gastas: El control sobre tu imagen (peso, vestido, maquillaje, peinado, etc…) y sobre tu economía es una clara maniobra de sometimiento y control machista.

Te obliga a prácticas sexuales que no son de tu agrado: No te deja negarte a mantener relaciones sexuales aunque no te apetezca o tienes que hacer lo que él te pide en la intimidad, porque de lo contrario te castiga con reproches o con el silencio.
La mujer que está sufriendo alguna de las situaciones descritas puede y debe denunciar a su agresor para que la Justicia la ampare. No es necesario que haya violencia física para ir a la policía o al juzgado. La denuncia es una garantía de protección. Para muchas mujeres es difícil denunciar a sus parejas porque le tienen miedo o lástima, pero es importante hacerlo para evitar males mayores. Y, en cualquier caso, de romper la relación cuanto antes de forma definitiva y sin contacto con él.

¿Cuándo suele darse el salto a la violencia física?
Por lo general, el agresor pasa a la violencia física cuando la pareja ha creado unos lazos difíciles de romper de un día para otro. Existen numerosos estudios que indican que la primera patada o el primer golpe llegan después de iniciarse la convivencia en común, tras el matrimonio, con el embarazo o al nacer el primer hijo, de ahí la importancia de no comprometerse con un hombre que ha dado señales previas de maltrato psicológico.
A partir de ahí, se inicia un círculo vicioso que consta generalmente de tres fases. La fase de tensión en la que la crispación va en aumento, la explosión de la violencia, en la que se produce la agresión, y finalmente, la etapa conocida como “luna de miel”, en la que el agresor pide perdón, promete que va a cambiar y hace algunas manifestaciones falsas de amor, para a continuación volver a la etapa de tensión y repetir el ciclo una y otra vez, llevándose por delante la autoestima de la mujer hasta dejarla psicológicamente hundida, sumida en el miedo y emocionalmente muy debilitada, con sentimientos de culpa e inutilidad.

Falsos mitos de la violencia de género
Llegados a este punto, es necesario desmontar algunos de los mitos construidos alrededor de la violencia de género y que sirven de argumento a muchas mujeres para no abandonar a sus parejas y/o denunciarlas a pesar de sufrir malos tratos:

Él me quiere, pero es que a veces pierde los papeles. Esto es un completo error. El agresor no ama a su mujer, sólo pretende dominarla y someterla, porque la considera un ser inferior de su propiedad.

Va a cambiar. Por mucho que prometa una y otra vez que no va a volver a ocurrir, el círculo del maltrato se repetirá. Las promesas de cambio son estrategias para seguir teniendo sometida y engañada a la mujer.

No lo dejo por mis hijos. Los menores que viven en una familia en la que hay malos tratos también son víctimas de ellos, sufren situaciones traumáticas que dejan profundas secuelas psicológicas y es muy posible que en el futuro repitan pautas de conductas que aprendieron en la infancia y se conviertan en maltratadores o maltratadas.

¿Qué pasos hay que dar para salir de la situación?
Compartir lo que se está viviendo con alguien de máxima confianza. Es importante expresar el problema a algún familiar o amigo para que te apoye y te acompañe en el proceso de ruptura y recuperación psicológica.
Acudir a las instituciones públicas que se dedican a trabajar la violencia de género. Desde allí guiarán a la mujer en todo el camino que debe recorrer. Existen múltiples canales: teléfono, internet o atención presencial en tu ayuntamiento, comunidad autónoma y gobierno central.
Denunciar al agresor ante la policía o el juzgado para obtener una orden de alejamiento y estar protegida en caso de que se acerque. En muchas ocasiones, la mujer perdona al agresor y retira la denuncia, lo que entraña un claro riesgo para su integridad física y psíquica, ya que el nivel de violencia, lejos de disminuir, suele aumentar con el consiguiente peligro para la víctima.
Tomar medidas de autoprotección para ti y tus hijos. Lleva siempre un teléfono móvil contigo y vincula los teléfonos de emergencia (112, 091 y 062) a una tecla de marcación rápida. Toma medidas de seguridad en casa y en la calle. No vayas por sitios poco iluminados o transitados y evita todo tipo de contacto con el agresor por cualquier medio o canal.

¿Dónde acudir en busca de información y ayuda para romper con el maltrato?
Existen numerosos recursos para las víctimas de violencia de género a nivel estatal, autonómico y municipal, donde te asesorarán en todos los aspectos: legales, económicos, psicológicos y sociales.

Teléfonos 24 horas al día, 365 días al año:
016 (Ministerio de Igualdad, Servicios Sociales e Igualdad)
900 200 999 (Instituto Andaluz de la Mujer)
010 (Servicios Sociales y de Igualdad Ayuntamiento de Málaga)
Teléfono de la Esperanza: 952 26 15 00

Webs:


App LIBRES (Aplicación móvil para sistemas Android y IOS para las mujeres que sufren violencia de género o su entorno)